.
Cargando...

¿QUÉ ES LA COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA?



Para definir y hacer entendible el concepto de la COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA EN LAS ORGANIZACIONES es necesario realizar un análisis de sus principales contenidos e ir construyéndolo.

En primer lugar, veamos el término ESTRATEGIA. Es muy conocido que proviene del idioma griego y que su uso inicial estaba ceñido a las operaciones militares. También es muy sabido que es la forma o el ‘cómo’ se logra una meta. Entonces, concisamente se puede concluir que lo ‘estratégico’ sirve para lograr objetivos.

En segundo lugar, veamos el término COMUNICACIÓN. Sobre él existen muchas definiciones, pero analicémoslo brevemente desde la perspectiva de sus funciones. La comunicación sirve para cohesionar, educar, informar y persuadir. Funciones que pueden ser usadas todas a la vez, por separado o agrupadas; funciones que también pueden ser usadas para lo contrario, es decir, dividir, educar mal, desinformar, mal informar y persuadir de que se haga lo contrario de lo que se debe o quiere hacer.

Como se puede ver, la comunicación sirve para persuadir a una persona para que haga algo que quiere otra persona. En la publicidad esto se ve claramente cuando los avisos nos piden que probemos, compremos, votemos, donemos, canjeemos, participemos, y otras cosas más.
La persuasión, además de ser una función de la comunicación, es también una forma de ejercer poder sobre los demás. En la sociología se observan tres formas de hacer que otra persona haga lo que uno quiera. Ellas son: la forma coercitiva; es decir, se obliga al otro por la ley o por la fuerza. La forma retributiva; o sea, pagando o intercambiando bienes por aquella acción que se espera de la otra persona. Y la tercera, es la forma persuasiva; la forma que convence, influye y hace actuar al otro movido desde su propio interior.

En último lugar, veamos el término ORGANIZACIONES. En este portal, se emplea la palabra organización como sinónimo de empresa, institución, corporación, asociación, federación o todo tipo de grupo que integra individuos haciendo sinergias para lograr un objetivo, cumplir una misión y hacer realidad una visión en un entramado social del cual forma parte. Las personas son organizadas por tareas, en procesos y en sistemas que con el liderazgo, un entorno favorable y un plan adecuado consiguen el fin que buscan.

A la vez, debe tenerse presente que existen otros grupos de personas no se organizan por sí mismos sino que son, por otros, ‘calificados’ y ‘clasificados’ en según sus intereses, necesidades, conocimientos, actitudes, conductas, entre otros.

De manera amplia, tanto los grupos organizados como los grupos clasificados, forman parte de una gran organización social, de un macro sistema social en el que todos nos organizamos, bien o mal, para vivir. Este gran grupo, conformado por miles de miles de subgrupos, es el entorno –ambiente externo- en el que nos desarrollamos.
Así, cuando una empresa despliega actividades, ellas pueden ser al interior del mismo grupo o hacia afuera de él; con grupos organizados o con grupos segmentados desde la propia óptica de la organización.

Finalmente, al unir estos conceptos básicos se tiene una definición para la COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA EN LAS ORGANIZACIONES tan simple como: “Influir y persuadir a las personas (de dentro y de fuera de la organización) de manera que se comporten de cierta forma que generen un entorno que favorezca el logro de objetivos tanto de la empresa como los de ellos mismos”.

Sin embargo, esta definición es una reducción que se presta a los más diversos tipos de interpretación, por lo que es necesario darle al lector elementos para que se tenga una perspectiva justa, objetiva y racional.

Es una definición neutra, no es ni buena ni mala. Habrá quienes la usen para hacer el bien y otros que la usen para lo contrario. La ética y la moral siempre participan.

Todos somos capaces de influir y persuadir; y a la vez, todos somos susceptibles de ser influidos y persuadidos. Siempre estamos en esos roles, influenciado o siendo influenciados porque la comunicación es para todos.

Esto no se trata de manipulación ni obligación porque cada persona decide si realiza o no la acción que se le pide, inclusive decide si se expone o no a los mensajes.

Así, una definición más justa sería una que incluya la participación activa del receptor. Una en la que la comunicación estratégica mantenga un sistema social en el que todos ganen con sus acciones y con las acciones de los demás.