.

LAS EMPRESAS SIEMPRE ESTÁN COMUNICANDO


Las empresas, organizaciones e instituciones siempre están comunicando. Lo quieran o no. Lo sepan o no.

Se había visto que sobre el término comunicación existen muchas definiciones, pero analizándolas brevemente desde la perspectiva de sus funciones, ella sirve para cohesionar, educar, informar y persuadir. A su vez, también pueden ser usadas para lo contrario, es decir, dividir, educar mal, desinformar, mal informar y persuadir de que se haga lo contrario de lo que se debe o quiere hacer.

Hasta ahora se había visto la función de persuasión para que una persona tenga la actitud y conducta que quiere otra persona.

Además de ello, la constancia del decir provoca que se instalen en las mentes de otras personas ideas, opiniones y percepciones que configurarán lo que se conoce como la imagen corporativa y que es descrita en otro acápite.

De otro lado, existe la comunicación verbal y la no verbal. Es decir, los mensajes no están enteramente condicionados a ser emitidos por los típicos canales verbales que uno pueda imaginarse. Así como las personas, las empresas también comunican con sus acciones y conductas. De las acciones corporativas, las personas obtienen información y se forman una idea de la empresa, de lo que es y de lo que hace. Esta es la comunicación desde el punto de vista de la información.

Así, si no se tiene cuidado con las cosas que se dicen y las cosas que se hacen; si no hay congruencia, la empresa puede caer en contradicciones muy graves para su credibilidad.

Quédese con la moraleja siguiente: “la empresa siempre está comunicando”. La tarea es hacer que esta comunicación sea estratégica.


La empresa y su comunicación en el entorno

Las organizaciones operan en un entorno social y forman parte de él. Sus públicos, competidores y antagonistas también están en él.

Debido a que la comunicación está disponible para todos, el entorno se convierte en un mar de mensajes en dónde pocos de ellos logran persuadir a las personas.

Los públicos no solo pueden ser influidos por una organización. Entre los mismos públicos se comunican y también reciben los mensajes de los competidores y antagonistas de la empresa.

Son muchos los emisores de mensajes que pueden hablar de una organización y decir cosas que afecten de manera positiva o negativa el entorno.

Las empresas no pueden permitirse el lujo de dejar de influir en sus públicos, construir una imagen positiva y, en la medida de lo posible, mantener las condiciones sociales adecuadas para el desarrollo de su negocio.

---