.

COMUNICANDO LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

De pronto, el mercado ha empezado a buscar comunicadores para hacerse cargo de sus programas de Responsabilidad Social Corporativa. Ésta, al ser una filosofía de gestión, está a cargo de la totalidad de las personas que trabajan en la empresa, bajo el liderazgo de la alta gerencia. El rol del comunicador está en crear condiciones para que la adopción de esta nueva forma de gestionar se impregne en todos y en aprovechar, desde la perspectiva de la imagen y la reputación corporativa, los logros alcanzados.

BREVEMENTE, SOBRE ALGO SOBRE LA COMUNICACIÓN ESTRATEGICA

Si bien la comunicación estratégica en las organizaciones sirve para hacer intervenciones en el entorno de manera que se favorezca la ejecución de su plan estratégico; ella también tiene la función de influir en sus stakeholders (públicos de interés o interesados) para que ellos construyan en sus mentes una imagen (percepción) sobre lo que la empresa es. La imagen la permitirá a la organización continuar (mejorando o no) las operaciones económicas que realiza. Así, la empresa difundirá mensajes y conductas “diciendo” lo que ella es. (VER http://www.comunicacion.pe/imagenA.htm)

Un plan de comunicación que permita a las personas construirse una imagen sobre una empresa es una proyección de la identidad de la organización. La identidad, siendo minimalista, es un conjunto de atributos que tiene la empresa. Esos atributos se convierten en mensajes y se difunden a quienes corresponde para lograr la imagen que se busca en cada público.

COMUNICANDO LA RSE

Si la RSE es una filosofía de hacer empresa (como se vio en los post anteriores), corresponde hacer trabajos de cultura y de identidad corporativa para lograr que cada miembro de la organización sea socialmente responsable; y con ello hacer que todo el grupo humano lo sea.

La especialidad de la comunicación interna en las empresas ayudará a lograr el objetivo. Por sí misma no lo hará. Se requiere la activa participación de los líderes de la organización y que sus conductas muestren y demuestren la nueva filosofía.

Por el lado de la comunicación externa, la empresa comunica lo que ella es. Si es socialmente responsable lo dará a entender a quienes corresponda en el momento oportuno.

El ser socialmente responsable es una tarea de toda la organización. El comunicador apoya la consecución de este objetivo trazando planes de comunicación que sensibilicen, motiven y transformen a la organización. Hacia afuera de la empresa emitirá mensajes que influyan en sus públicos.

El comunicador no puede ser responsable de las cinco cuentas de resultados. Cada uno en su organización tiene sus propias funciones y sabe hasta dónde puede llegar sin pisar terreno ajeno.